sábado, 1 de abril de 2017

Los cenotes de la península de Yucatán en México

Los cenotes son hoyos naturales o sumideros resultantes del colapso del lecho rocoso de piedra caliza que expone las aguas subterráneas que se encuentran debajo. 


Están especialmente asociados con la península de Yucatán de México, que se compone principalmente de piedra caliza porosa. Durante millones de años, la lluvia cayó lentamente en la piedra caliza y se formó un enorme sistema de cuevas y cavernas subterráneas. Muchos se llenaron de agua de la lluvia.

ADEMAS:Algo se esconde debajo del océano en Cancún y es hermoso

Cuando el techo de una cueva llena de agua se derrumba, un cenote nace. Se estima que hay 7.000 cenotes en la península de Yucatán.



Cenote viene de la palabra maya "dzonot" o "ts'onot", que significa sagrado, y tuvo un gran significado para los mayas. Primero, representaron el suministro principal de agua en una tierra que no tiene cuerpos de agua superficiales y sufre largas temporadas secas. 


Como consecuencia, todos los pueblos mayas fueron construidos en las proximidades de un cenote, con el fin de asegurar un suministro de agua permanente. En segundo lugar, los cenotes también eran importantes por razones religiosas. 



Creían que los cenotes eran portales para el inframundo y una manera de comunicarse con los dioses. La investigación arqueológica ha encontrado evidencia de ceremonias religiosas que tuvieron lugar en o alrededor de cenotes.

Mientras que los cenotes más conocidos son grandes piscinas de aguas abiertas que miden decenas de metros de diámetro, como las de Chichén Itzá, el mayor número de cenotes son sitios protegidos más pequeños y no necesariamente tienen agua expuesta a la superficie.




El agua de cenote es a menudo muy clara, pues el agua viene del agua de lluvia que filtra lentamente a través de la tierra, y por lo tanto contiene muy poca materia particulada suspendida. Esto ha atraído a nadadores y buceadores de cuevas de todo el mundo que han documentado extensos sistemas de cuevas inundadas, algunos de los cuales han sido explorados por longitudes de 100 km o más.




Algunos cenotes se han convertido en piscinas públicas. Uno de los mejores ejemplos es el cenote Zaci, ubicado en Valladolid, Yucatán. Otro cenote con alguna infraestructura turística es el cenote San Ignacio, en Chochola. Este cenote está iluminado artificialmente y tiene un restaurante adyacente y otros servicios que hacen para una visita más cómoda. 


ADEMAS: La casa más solitaria del mundo

Finalmente, las instalaciones del cenote Sambula, en Motul, fueron remodeladas recientemente.






No te lo puedes perder

© Planeta digital
Maira Gall